Saltar al contenido

Lista de verificación de seguridad y privacidad para el desarrollo de aplicaciones móviles

Con más disponible en las principales tiendas de aplicaciones, está claro que el mercado de aplicaciones móviles está inundado. Por otro lado, los consumidores no están dispuestos a utilizar ninguna aplicación antigua. Solo quieren los mejores.

Estas aplicaciones deben estar bellamente diseñadas, ofrecer una navegación sin fricciones, deben ser fáciles de usar y proporcionar valor.

Varios parámetros, como la compatibilidad, el rendimiento y la funcionalidad, deben probarse a fondo. Así que sí, diseñar y desarrollar una aplicación móvil no es una tarea sencilla. Pero por encima de todo, la gente está cada vez más preocupada por los problemas de privacidad y seguridad.

Después del fiasco de Facebook, la gente está ansiosa por compartir datos e información personal. Prefieren usar solo aquellas aplicaciones que son seguras. Ahora, estas preocupaciones son más válidas que nunca.

Debido a la pandemia de COVID-19, todo el mundo se ve obligado a conectarse. Y ha habido un significativo.

Las personas tienen todo el derecho a estar más atentas a las aplicaciones que son seguras de usar. Sin embargo, con las pautas de privacidad y seguridad adecuadas, puede llevar su aplicación al siguiente nivel. Como desarrollador, estas son algunas de las mejores prácticas que debe seguir para crear aplicaciones más seguras.

1. Evaluar todos los códigos fuente abiertos

Las bibliotecas de código abierto y de terceros están cambiando el mundo de las aplicaciones, lo que ayuda a acelerar el desarrollo y la implementación. Las aplicaciones empresariales pueden contener hasta un 90% de códigos fuente abiertos.

Desafortunadamente, los códigos de terceros a menudo han sido la razón detrás de las vulnerabilidades, permitiendo a los atacantes explotar un sistema de forma remota. Las aplicaciones de código abierto pueden someterse a ingeniería inversa. Por lo tanto, dejar el código fuente abierto podría poner en riesgo su aplicación.

Al utilizar códigos nuevos y protegidos, los desarrolladores de aplicaciones pueden crear una aplicación desde cero y reducir las posibilidades de la ingeniería inversa.

Además, las pruebas de seguridad exhaustivas pueden garantizar que el código no haga que la aplicación sea vulnerable. Además, los desarrolladores deben mantenerse al día con las vulnerabilidades de ciberseguridad conocidas públicamente en las herramientas de código abierto.

2. Asegure el código fuente

En el desarrollo de aplicaciones móviles, la mayor parte de la fuente reside normalmente en el cliente. Considere la posibilidad de ofuscar el código para mantenerlo a salvo de los piratas informáticos. Esto implica hacer que la base del código sea poco clara y confusa para que los atacantes no puedan usar tácticas como la ingeniería inversa.

El uso de software como Pro-guard puede facilitar la confusión del código base. A menudo, este software funciona cambiando los nombres de clase, método y atributo a letras o caracteres sin sentido, lo que hace que el código sea incomprensible.

3. Utilice un cifrado de datos sólido

No importa cuánto trabaje para proteger el código, debe estar igualmente atento a los datos. Todos los datos de la aplicación deben estar cifrados. Elimine los recursos de texto sin formato para que sea imposible recopilar información sobre la aplicación.

Pero para una protección óptima, debe emplear múltiples medidas de seguridad y cifrar los datos en todos los niveles. Y eso incluye aspectos relacionados con el dispositivo, red, datos, acceso a la base de datos, etc.

4. Asegure la base de datos

La información de pago, las credenciales de usuario y otra información confidencial sobre el cliente deben permanecer seguras para que las personas continúen usando la aplicación. Pero esto significa que la seguridad tanto en la aplicación como en el dispositivo móvil debe estar actualizada.

Más importante aún, la base de datos del usuario debe estar encriptada para evitar filtraciones de datos. Los desarrolladores de aplicaciones comprenden la importancia de proteger los datos confidenciales. Es por eso que muchos se aseguran de que sus aplicaciones no puedan almacenar información en el almacenamiento local.

5. Aislar los datos de la aplicación

Las aplicaciones acceden a la información de los dispositivos móviles con regularidad. Sin embargo, deben permanecer independientes de los datos del usuario en todo momento.

Los desarrolladores de aplicaciones deben centrarse en crear una capa de protección alrededor de la aplicación para que la información privada no se vea socavada. Esta función es esencial para generar confianza en la aplicación, especialmente cuando se trata de aplicaciones implementadas en empresas.

Buena lectura: Secretos para reparar su seguridad móvil en las primeras etapas del ciclo de vida del desarrollo

6. Garantizar comunicaciones seguras

Debe ir más allá de la seguridad de los datos en sus puntos de generación y almacenamiento. De hecho, no debería verse comprometido en ningún nivel de transmisión. La conexión de red entre la aplicación móvil y el servidor también puede ser propensa a sufrir ataques. Entonces, el lugar obvio para comenzar es asegurarse de que la comunicación sea segura.

El código de la aplicación debe poder reconocer certificaciones de seguridad válidas y bloquear aquellas solicitudes que no sean válidas. Al validar la autenticidad de los certificados de seguridad, los desarrolladores pueden ayudar a eliminar el acceso ilegal de los atacantes.

Pero enviar y recibir datos dentro de su aplicación a través de medios seguros es igualmente importante. Esto generalmente implica el uso de túneles VPN, comunicación SSL, TLS y HTTPS. Por lo general, estos protocolos se incorporan desde el principio.

7. Permita el acceso solo a conexiones seguras

Si bien el protocolo HTTPS en las conexiones es crucial, también es esencial limitar los puertos entrantes. Por lo tanto, para prevenir ataques, las aplicaciones móviles solo deben otorgar acceso a servidores y servicios específicos.

De hecho, se debe evitar que la aplicación se comunique con otros dominios. Al mantener una lista blanca de direcciones IP y nombres de dominio, se pueden eludir las interacciones con sitios inseguros.

8. Habilite las funciones de borrado remoto de datos y bloqueo del dispositivo

Los desarrolladores de aplicaciones deben confirmar que las políticas de aplicaciones a nivel de usuario estén definidas y se apliquen. Esto incluye aspectos como borrar de forma remota los datos de la aplicación después de un número fallido de contraseñas incorrectas, no permitir que se utilicen números secuenciales en las contraseñas y requerir el uso de caracteres especiales en las contraseñas. Estas son algunas de las formas en que se puede restringir el acceso a las aplicaciones y, como resultado, se protegen los datos del usuario.

9. Proteger los datos localmente

La aplicación debería detener la transferencia de datos fuera de la aplicación. Por ejemplo, no se debe permitir la copia o el envío de información confidencial para uso externo no autorizado. Del mismo modo, todos los datos copiados en el portapapeles deben eliminarse cuando la aplicación funciona en segundo plano.

Además, cuando un usuario cierra sesión en una aplicación, se deben borrar todos los datos relacionados con el usuario, como la contraseña, la información de la cuenta, etc. Y si se detecta algún problema de manipulación, la aplicación debe cerrarse forzosamente.

10. Optimice el almacenamiento en caché de datos

A menudo, los dispositivos móviles almacenarán datos en caché para mejorar el rendimiento de la aplicación. Sin embargo, esto puede hacer que la aplicación sea vulnerable a ataques. Los piratas informáticos pueden descifrar los datos de la caché y acceder a información confidencial sobre el usuario.

Aunque el acceso con contraseña a una aplicación puede evitar que esto suceda, el administrador de caché de la aplicación debe borrar los datos siempre que se ejecute en segundo plano. Por lo tanto, cuando el dispositivo se reinicia u otro usuario inicia sesión, los datos de la caché deben borrarse automáticamente cada vez. Además, los datos confidenciales no deben mostrarse mediante mensajes de error.

11. Implementar sistemas de autenticación y autorización.

Por último, pero no menos importante, una aplicación segura debe tener un sólido mecanismo de autenticación y autorización. De hecho, esto se considera el núcleo de una aplicación móvil segura. Ambos aspectos deben funcionar correctamente para que el sistema sea eficaz.

Los datos se pueden manipular fácilmente. Los desarrolladores de aplicaciones deben agregar formas de validar y autenticar esos datos sin comprometer la facilidad de uso y la compatibilidad de la aplicación. La autenticación garantiza que el usuario ingrese la información correcta antes de que se pueda iniciar la aplicación o se acceda a cualquier dato.

El sistema de autenticación de varios factores o la autenticación de varios pasos agrega otra capa de seguridad de la aplicación para garantizar la seguridad de los datos. Los servicios de autenticación de varios pasos pueden requerir un ID de usuario, contraseña, PIN de seis dígitos, un código SMS confiable o incluso la ubicación GPS del usuario.

La autorización, por otro lado, permite el acceso a funciones a las que tiene derecho un usuario. Una vez que un usuario muestra la información adecuada, la aplicación verificará los servicios de back-end para determinar si el usuario tiene permiso para acceder a los datos de la aplicación.

Las aplicaciones deben tener un sistema integrado para protegerse contra el acceso no autorizado. Una persona con información de inicio de sesión incorrecta debe ser bloqueada de forma remota desde la aplicación después de un número determinado de intentos. De esa manera, no se puede acceder a los datos almacenados en la aplicación, ni se pueden descargar o cargar en el servidor.

Ultimas palabras

Los usuarios son más conscientes de la privacidad y la seguridad de las aplicaciones móviles. Tienen altas expectativas y solo descargarán aplicaciones de fuentes confiables como Google Play, Apple’s App Store y Amazon App Store.

Aquí, saben que es menos probable que encuentren una aplicación infectada con código malicioso. Además, verificarán si el desarrollador actualiza activamente la aplicación y si hay suficientes críticas positivas de otros usuarios.

Su trabajo, como desarrollador de aplicaciones, es llevar su aplicación a estas plataformas. Asegúrese de seguir las pautas respectivas de la tienda de aplicaciones para que su aplicación reciba la atención que merece. Hágales saber a sus usuarios que está haciendo todo lo posible para proporcionarles una aplicación segura.

Este contenido se publicó originalmente aquí.