Saltar al contenido

¿Qué es un depósito de seguridad?

Los propietarios a menudo requieren que los inquilinos paguen un depósito de seguridad como parte de su contrato de arrendamiento antes de mudarse a un apartamento. Dependiendo de los términos de la transacción entre el propietario y el inquilino, el depósito de seguridad puede ser reembolsable o no reembolsable. Los propietarios cobran estos fondos como una forma de seguridad, así como para pagar los daños futuros que puedan ocurrir.

Depósito de seguridad: ¿Qué es?

Un depósito de seguridad es una suma predeterminada de dinero que los inquilinos pagan al propietario antes de mudarse a un apartamento o propiedad de alquiler. Estos depósitos son para asegurar que los inquilinos paguen su alquiler y cumplan con el resto de sus responsabilidades como se describe en el contrato de arrendamiento. Por ejemplo, los propietarios podrían usar ese depósito para pagar los daños causados ​​por el inquilino. Cada estado tiene un estatuto separado con respecto a la ley de depósitos de seguridad.

¿Cuánto cuesta un depósito de seguridad típico?

Por lo general, un depósito de seguridad equivale a al menos un mes de alquiler, pero puede ser de hasta tres. Por lo tanto, al calcular cuánto dinero necesita antes del día de la mudanza, ese es el número que debe tener en cuenta. A menudo, el propietario pide el primer mes de alquiler y un depósito de seguridad antes de entregar las llaves. A veces, el propietario también exige el alquiler del último mes.

Factores que pueden afectar el costo de su depósito de seguridad:

Varios factores contribuyen al costo de un depósito de seguridad, incluidas las leyes estatales. Por ejemplo, el Capítulo 710-A §6032 de la Ley de propietarios e inquilinos de Maine describe que el depósito de seguridad no puede exceder los dos meses de alquiler. Sin embargo, si desea alquilar en el estado de California, las pautas son completamente diferentes. El Código de California, Código Civil – CIV § 1950.5 establece que los propietarios pueden cobrar el equivalente de hasta dos meses de alquiler por propiedades residenciales sin muebles y el equivalente de hasta tres meses de alquiler por residencias amuebladas.

Los factores adicionales que podrían afectar el costo de su depósito de seguridad incluyen:

  • Comodidades: Si su apartamento o propiedad de alquiler cuenta con muchas comodidades, como estacionamiento privado y servicios de conserjería, su arrendador podría requerir una cantidad mayor para el depósito de seguridad.
  • Pagos faltantes: Si bien no puede declarar expresamente que desea utilizar una parte o la totalidad de su depósito de seguridad para pagos de alquiler, su arrendador podría usar esos fondos si adquiere el hábito de no pagar el alquiler.
  • Mascotas: Las leyes de cada estado permiten a los propietarios cobrar un depósito por mascota para cubrir cualquier daño que pueda ocurrir.
  • Tu puntaje de crédito: Los propietarios acceden a su informe crediticio para determinar qué nivel de riesgo representa usted como posible inquilino.

¿Cuándo debo pagar mi depósito de seguridad?

Los inquilinos deben pagar su depósito de seguridad antes de mudarse, tal como lo harían por el primer mes de alquiler. Muchos estados responsabilizan al administrador de la propiedad o al propietario de proporcionar una lista de verificación de los pagos y otras divulgaciones que requieren antes de la fecha de mudanza.

¿Qué hacen los propietarios con los depósitos de seguridad?

Los propietarios cobran depósitos de seguridad para asegurar que sus inquilinos paguen el alquiler a tiempo y mantengan la propiedad en condiciones razonablemente buenas. Ponen estos fondos en una cuenta bancaria separada y los retienen para fines específicos. Cada estado dicta cómo un propietario puede utilizar o deducir de un depósito de seguridad. Por ejemplo, Alabama permite a los propietarios deducir el alquiler adeudado y el costo de las reparaciones del depósito de seguridad. Sin embargo, Wisconsin permite deducciones, incluido el costo de las reparaciones, el alquiler adeudado, los servicios públicos no pagados y las cuotas municipales mensuales no pagadas.

¿Por qué mi arrendador tomaría dinero de mi depósito de seguridad?

Si no hay daños excesivos o limpieza adicional necesaria, su arrendador le devolverá su depósito de seguridad en su totalidad. Si hay daños, el tiempo y la energía necesarios para esas reparaciones evitan que los propietarios vuelvan a alquilar la propiedad rápidamente. Debido a que cada estado tiene diferentes leyes de propietarios e inquilinos, lo que un propietario puede deducir de su depósito de seguridad varía.

Ejemplos de lo que su arrendador puede tomar de su depósito de seguridad incluyen:

  • Exterminio de plagas
  • Retirar pintura que puso el inquilino
  • Costo de reparación de paredes, puertas u otros accesorios permanentes rotos
  • Reemplazo o reparación de electrodomésticos rotos por negligencia
  • Reparar o reemplazar alfombras u otros revestimientos de piso dañados

¿Qué no cubre mi depósito de seguridad?

Hay varias cosas que un depósito de seguridad no cubre, incluido el desgaste normal de una propiedad o unidad de alquiler. Sin embargo, hay problemas más importantes con los que se puede encontrar el propietario. Por ejemplo, si ocurre un desastre natural u otros eventos climáticos causan daños, ninguna parte del depósito de seguridad está disponible para cubrir esas reparaciones.

Los daños por incendio tampoco se pueden deducir de un depósito de seguridad. Por ejemplo, si el incendio fue causado por un cableado defectuoso que creó un peligro, es responsabilidad del propietario pagar las reparaciones. Lo mismo es cierto para las inundaciones que resultan de tuberías o accesorios de plomería viejos, rotos o que no funcionan.

En caso de robo, el depósito de seguridad no ofrece cobertura. En cambio, el propietario y el inquilino deben tener una póliza de seguro para recuperar los daños causados ​​por un robo. Por ejemplo, si tiene una póliza de seguro para inquilinos, puede reclamar sus artículos perdidos. Los propietarios o administradores de propiedades usan su póliza de seguro para cubrir reparaciones, como ventanas o cerraduras rotas, por ese robo.

¿Recuperaré mi depósito de seguridad?

Si desea recuperar su depósito de seguridad, debe tomar algunas medidas para asegurarse de que eso suceda. Primero, lea la cláusula de terminación del contrato de arrendamiento y asegúrese de seguirla para recuperar su depósito de seguridad. Una vez que conozca esas pautas, escriba una carta al propietario describiendo su plan para mudarse. Asegúrese de que la carta incluya su nueva dirección.

Los propietarios también esperan que sus inquilinos paguen el último mes de alquiler, así como que se mantengan al día con el resto de los pagos del alquiler, antes de devolver un depósito de seguridad. Si no realiza estos pagos, el arrendador tiene derecho a deducirlo de su depósito de seguridad.

Si el propietario o administrador de la propiedad encuentra daños más allá del desgaste razonable o debe hacer una limpieza exhaustiva, eso podría perder su derecho a recibir su depósito de seguridad. Eso significa que debe limpiar a fondo antes de mudarse y asegurarse de completar pequeñas reparaciones. Ejemplos de tales reparaciones incluyen cambiar bombillas, destapar desagües y rellenar los agujeros para colgar cuadros.

La línea de fondo

Asegúrese de investigar las leyes de propietarios e inquilinos de su área con respecto a las regulaciones para cobrar, devolver o mantener depósitos de seguridad. De esa manera, comprenderá cómo un propietario o administrador de la propiedad puede recolectar, usar y retener legalmente estos fondos. Esas leyes también describen para qué puede usar un propietario los fondos y el plazo en el que debe devolverlos.